ECZEMA ATÓPICO

El tipo de eczema más común en la infancia es el eczema atópico y por esta razón algunos autores utilizan como sinónimo el término eczema infantil. También se lo describe a veces como eczema flexura dado que son las partes flexoras de las extremidades las que comúnmente se afectan. No obstante, deberían recordarse que el eczema atópico suele también aparecer en los adultos y afectar a algunas partes del cuerpo, por esta razón el término "atópico" debe utilizarse preferentemente a "infantil" y "flexural" para describir este tipo de eczema.

El término "atópico" se utilizó originalmente para hablar de "extraño", debido a que este tipo de eczema se asociaba al asma y/o fiebre del heno, por lo que posteriormente se denominó eczema "alérgico". "Atopen" fue el nombre utilizado para definir en el pasado el principal antígeno o anticuerpo.

La patogénesis del eczema atópico es escasamente conocida y el papel de los alergenos externos está aún por definirse

 

Las proteínas de la dieta y el polvo de la casa han sido señalados como la causa del eczema atópico, pero no hay suficientes evidencias que apoyen el papel de estos antígenos como causantes.

Recientemente se ha observado que los individuos atópicos tienen una respuesta inmune diferente a algunos agentes externos en comparación con los sujetos no atópicos.

De este modo, aunque los agentes externos puedan no ser la causa primaria de la enfermedad, la respuesta inmunológica anormal puede disparar el eczema.
Recientes estudios han demostrado que los linfocitos T juegan un papel importante en el eczema atópico. Esta observación ha conducido a nuevos tratamientos y es probable que tenga influencia en el desarrollo de terapias futuras.

Los signos físicos típicos son eritema, descamación y engrosamiento de la piel, las características del eczema agudo, esto es formación de costras y exudación, no suelen estar presentes; y la formación de vesículas es rara. El eczema atópico es una condición muy irritante y suelen verse excoriaciones y hemorragias bastante frecuentes. Se piensa que la liquenificación es respuesta al continuo rascado de la piel.

Pueden ocurrir alteraciones en la pigmentación de la piel, hipo e

 

hiperpigmentación, particularmente en niños de raza negra, quienes también pueden presentar pequeñas y finas pápulas en el tronco añadidas a las características anteriormente citadas.

Debido a las excoriaciones, la función barrera de la piel se pierde y no es raro que aparezcan infecciones bacterianas secundarias. Tales infecciones pueden desarrollar pústulas o áreas costrosas purulentas.         

Un signo físico a veces observado en el eczema atópico es el dermografismo blanco. Si la enrojecida piel eczematosa es firmemente trazada con un instrumento no punzante, una línea blanca aparece a los 30-45 segundos.    

HISTORIA FAMILIAR Y CONDICIONES ASOCIADAS
El eczema atópico se asocia con el asma y la fiebre del heno. Las tres entidades juntas se denominan síndrome atópico, pero debe subrayarse el hecho de que la mayoría de las personas atópicas tan sólo desarrollan una de las tres alteraciones. El síndrome atópico está genéticamente predeterminado y hay frecuentemente una historia familiar de una de las tres alteraciones cuando un niño con eczema atópico es visto por primera vez. El modo exacto de herencia es aún desconocido, pero parece tratarse de un tipo dominante.

Sólo un pequeño número de pacientes con eczema atópico desarrollarán asma o fiebre del heno más tarde en su vida, probablemente en su juventud o en la etapa adulta temprana, generalmente para entonces el eczema ha remitido.
Regresar a Eczema