LA PIEL, EL ÓRGANO MÁS EXTENSO DEL CUERPO HUMANO

La piel no es sólo una capa protectora. Es un sistema que regula la temperatura corporal, percibe los estímulos de dolor y placer, no permite que determinadas sustancias entren en el organismo y representa una barrera protectora frente a los efectos perjudiciales del sol. Cualquier alteración en el funcionamiento o en la apariencia de la piel puede tener consecuencias importantes para la salud física y mental.

TIÑA EN LOS PIES Y MANOS

Los pies son los lugares más comunes para las infecciones fúngicas. Esto es debido probablemente, al hecho de que el hongo crece mejor en áreas húmedas que en áreas secas, y la escasa movilidad de los dedos y las modas en el calzado son factores que contribuyen a facilitar el crecimiento de los hongos.
          
Las infecciones fúngicas de los pies tienden a ser enfermedades de jóvenes o adultos de mediana edad, y es más frecuentes en hombres que en mujeres. Es raro en niños.
El modo exacto de transmisión no se conoce y, aunque las piscinas, duchas, etc. se implican como fuentes normales de adquisición.

Presentación Clínica. En la mayoría de los pacientes, la tinea pedis se manifiesta por despellejamiento y ligera maceración de la piel entre los dedos.

El despellejamiento generalmente se extiende a la superficie plantar de los dedos, y esta característica clínica es útil para distinguir la tinea pedis del eczema o psoriasis entre los dedos de los pies.
El despellejamiento y la descamación puede también afectar a los espacios interdigitales, aunque raramente se observa en el primer y segundo dedos del pie. La enfermedad generalmente se circunscribe a los espacios interdigitales y origina una ligera irritación o puede llegar a extenderse y afectar a la planta del pie.

Si el hongo que infecta es el Trichophyton rubrum, la enfermedad se manifiesta como una descamación difusa e hiperqueratosis. Si el organismo infectante es T. Mentaqrophytes, la enfermedad puede manifestarse con vesículas y dermatitis aguda exfoliativa en la planta del pie o extendida desde los espacios interdigitales al dorso del pie.

Diagnóstico diferencial. Es importante conocer que no todos los casos de piel descamada entre los dedos de los pies son atribuibles a los hongos, ya que hay otras patologías con esta misma apariencia y que requieren tratamientos diferentes. Una simple maceración en la piel puede aparecer debida a un exceso de sudoración, y es muy importante establecer un buen diagnóstico diferencial, al igual que con los eczemas y la psoriasis que también pueden afectar a la mitad distal del pie.

La tiña en las manos. Es mucho más rara que la de los pies. Es causada generalmente por T. Rubrum y se presenta como un ligero eritema y descamación difusa de la superficie palmar de la mano.

El diagnóstico debería establecer por demostración clara de la presencia del hongo, y el tratamiento sería con un antifúngico oral.

 

Tiña de las uñas

Pueden afectarse tanto las uñas de los dedos de los pies como de las de los dedos de las manos, aunque las primeras suelen ser las que más comúnmente se afectan.